Civilization – Blog

Blog de un adicto a la saga Civ

Bárbaros civilizados

Civilization IV rompe una lanza a favor de la civilización bárbara. Aunque esas dos palabras juntas puedan parecer antitéticas, lo cierto es que los “pueblos bárbaros” han sido más que determinantes en la historia de las universalmente reconocidas como “grandes civilizaciones”. La Historia no es tan lineal ni tan circular como distintas escuelas de pensamiento nos quieren hacer creer, ni hay un solo país o nación con destino real manifiesto ni orígenes impolutos de “barbarismos”. Ciertamente, las acciones de algún “gran imperio” actual serían mucho más calificables de “bárbaras” que las de aquellas tribus, pequeños países o simples grupos de humanos trashumantes que hicieron de intermediarios necesarios en los destinos no manifiestos de todas las civilizaciones humanas.

En el juego Civilization el papel de los bárbaros es el de un agente caotizador y dinamizador de la partida. Eso ha sido así en todas las versiones, desde las típicas aldeíllas que lo mismo te daban algo de oro, que un batidor ,que una sorpresa en forma de “aldeanos hostiles”, como los “Conans” de Civilization III,  a las auténticas ciudades bajo la bandera de la calavera del Civilization IV, a las que se reconocen iguales características, fortalezas, debilidades y derecho al crecimiento que a las ciudades de los imperios en juego. Tan es así, que tienen hasta nombre, y en lo que yo considero un acierto, ese nombre es el de alguna mini-civilización o país siempre en conflicto de la Historia real. Su dinámica en el juego, ser los almacenes de las futuras riqueza, gloria y unidades militares de la civilización que las derrote militarmente, es precisamente el papel que la Historia real les ha venido otorgando en todas sus revisiones historiográficas. (Para quien tenga la expansión Beyond The Sword: los territorios autónomos del escenario “Rhyes and Fall of Civilization” son algo intermedio entre los bárbaros y los imperios, pero en ese escenario los bárbaros tienen la opción de prosperar y a partir de ellos van surgiendo algunas de las nuevas civilizaciones en riguroso orden histórico).

En otro orden de cosas, los bárbaros en el Civ IV generan auténticas oleadas, como ocurrió en la Historia real en todo el mundo, y en cierto modo son una barrera potencial más del juego, un filtro que sólo puedes superar si haces las cosas bien, y que en todo caso obstaculizará de un modo u otro tu evolución de la Antigüedad a la Edad Media

Como muestra gráfica del extraordinario nuevo papel del “país bárbaro” en el Civilization IV, os dejo con una foto impensable hace no tanto (en el Civ III, por ejemplo): un trabajador bárbaro construyendo una carretera.

Trabajador bárbaro

01/03/2008 Posted by | Beyond The Sword, civ, Civ IV, civilización, Historia, Unidades | | 4 comentarios

Os cuento…

Ando embarcado en una partida apasionante… Un momento, ¿qué partida de Civilization no lo es? Bueno, dejando eso a un lado, lo cierto es que ésta me ha enganchado más de lo predecible.

Se trata de una partida “personalizada” (ya sabeis: iniciar, un jugador, personalizar partida), con el mapa “Boreal” y cobertura toroidal (o sea: Este y Oeste son lo mismo, como Sur y Norte por su cuenta). El resto de normas creo que las que pone el juego por defecto.

Este mapa es una sucesión enorme de árboles, con algunos bonitos glaciares intercalados con agrestes formaciones de “picos esbeltos” e infranqueables, y salpicado con algunos lagos o mares interiores no muy fructíferos. Es un escenario para que la partida vaya lenta (a ver si el próximo post va con foto), y me ha tocado ser Corea (el Civ, salvo en el apasionante “Rhyes and Fall of Civilization”) no contempla cosas como el fragor divisionario del pasado siglo XX) con el Imperio Celta, el Cartaginés y el Vikingo como vecinos más próximos.

Al ser el desarrollo tan lento, quizás por mi forma de jugar mi imperio ha caído en la ruina investigadora: no dedico ni una monedita a investigar, y todo mi avance corresponde a tratos draconianos y siempre en desventaja con los otros imperios, así como de la dedicación de muchos turnos de las principales ciudades a “investigación”.

Con esta “política” hasta ahora me he mantenido en la parte media de la clasificación, en la alta en lo que a ciencia se refiere, y sin ningún gran mercader mi tesoro anda por encima de 5000.

Pero el futuro es incierto: sólo queda a mi disposición medio glaciar (vacío, la otra mitad ya es mía) y un ingente bosque original que me separa del núcleo cartaginés y en el que no hay ni recursos ni ríos (el núcleo de mi imperio sufrirá una desertización salvaje a poco que lleguemos a la edad contemporánea).

He pensado, si me respetan en lo belicoso, esperar a llegar a 10000 en el tesoro y en ese momento ponerme a investigar en busca de la superioridad militar y los puntos que eso da. Pero, ¿qué harías tú en mi lugar?

27/02/2008 Posted by | Beyond The Sword, civilización, estrategia, Partidas | , , , , , | 2 comentarios

Enlace recomendado

Creo que a todos los jugadores del Civ nos gusta en mayor o menor medida la Historia, bien sea la de hechos y personajes, bien la de tendencias, movimientos y avances científicos. En el Civ hay una línea de conexión entre varios avances de cultura o de civilización que son muy importantes pues marcan momentos decisivos para la propia civilización y su relación con las demás. Es una línea que comienza con la Escritura (posibilidad de acuerdos de fronteras abiertas), sigue con el Alfabeto (intercambio de tecnologías), la Imprenta y finalmente tal vez, Internet.

Pero, ¿cómo fue esa línea de avances en la Historia real? He aquí la razón del artículo: he encontrado en Industria y Servicios, un sitio con el que he colaborado ocasionalmente, esta excelente nota: “La Información: desde los Pictogramas hasta la TIC”, que os quiero recomendar, pues es una línea temporal de algunos de los avances -reales- de la Humanidad más importantes.

Porque el Civ es una traducción bastante buena de la Historia humana real y posible,¿verdad?

02/10/2007 Posted by | avances, civilización, Historia | , , | Deja un comentario